¿Conviene comprar maquinaria local o importada?

Muchos empresarios deciden optar por la compra en el extranjero para la adquisición de bienes de capital para sus empresas. Lejos de lo que se piensa, la decisión no se toma en base a unos costos más bajos o mejores condiciones sino, más bien, a la idea de encontrar una mejor tecnología para fabricar sus productos.

Pero, ¿conviene realizar el proceso de importación mucho más que comprar una maquinaria industrial de fabricación nacional? Analicemos algunos aspectos relevantes para responder a esta pregunta.

¿Viajar o no viajar?

Si bien la industria es la que impulsa la productividad a nivel mundial, en nuestro país las fabricas locales no la están pasando muy bien. Dificultades en la adquisición de repuestos y la creciente crisis económica ha puesto en riesgo a gran parte de las empresas industriales en Argentina.

Nuestro país se enfrenta a los cambios tecnológicos en condiciones macroeconómicas muy desfavorables. Así, no solo la incertidumbre que es propia del avance de la tecnología nos juega en contra sino, también, los problemas económicos recientes.

Las empresas demandan créditos para financiar su transformación hacia la tecnología de punta, pero el acceso es cada vez más difícil. Todo esto las pone en una situación muy complicada respecto a sus pares chinas.

Ahora bien, muchas empresas en los distintos sectores de la economía han sabido hacerles frente a estas dificultades. Como lo explican desde la empresa Gr-Maq, la experiencia adquirida a lo largo de los años y la constante capacitación de su personal, ha hecho que la industria de bienes de capital pueda hacerle frente a cualquier equipamiento de fabricación extranjera.

¿Por qué comprar local y no extranjero?

Muchas veces, el comprar equipos en el extranjero implica asumir una inversión adicional para capacitar a los empleados destinados a operar dichas máquinas, lo que puede representar el desplazamiento hacia otros países o el pago de un representante de la compañía fabricante para capacitar al personal.

Al ser un producto importado, puede que tenga que ser adaptado a la normativa eléctrica local, lo que puede significar alteraciones en la operatividad de la maquinaria adquirida. Además, es posible que las piezas y partes no puedan ser conseguidas de forma local.

Los equipos extranjeros suelen ser genéricos, debiendo ser adaptados a cada necesidad puntual del comprador. La maquinaria nacional tiene un plus en este punto ya que puede realizar el diseño y fabricación del equipo a la medida de las necesidades del cliente. En el siguiente enlace https://www.gr-maq.com.ar/raviolera-industrial podemos encontrar algunos ejemplos de este tipo de maquinarias.

El servicio de post venta también es importante y al ser un producto extranjero resulta mucho más difícil acceder a él. Si a eso le sumamos que necesitamos dominar el inglés o el chino mandarín para comunicarnos la cosa se complica. Contar con un producto de fabricación local cuyos representantes atiendan con celeridad cualquier necesidad de comunicación le suma puntos a la industria nacional.

Estas son solo algunas de las razones por las que conviene comprarle a la industria nacional. Si va a viajar, que sea tan solo por turismo; la adquisición de maquinaria local puede resultarle mucho más conveniente de lo que piensa.