Viajar con un recién nacido: lo que se debe y no se debe hacer

Viajar con un recién nacido no tiene por qué ser un trabajo duro. Muchas son las mujeres que han pasado toda su vida conociendo el mundo y cuando llega en nuevo integrante a la familia están seguras que ya no podrán volver a ser las mimas turistas empedernidas de antes. No hay más lejos de la realidad.

El día de hoy te daremos algunos consejos para prepararlos (a ti y a tu bebe) mental y físicamente para ese próximo viaje que tanto esperaste. A decir verdad, la preparación comienza con anticipación y eso te ayudará a lograr el éxito para que disfrutes de tus vacaciones. ¡Alista tu maleta que no hay marcha atrás!

Mantén a tu bebe bien descansado semanas antes

Si tu bebe comienza el viaje bien descansado, será maravilloso. Prepararte con anterioridad es la mitad de la batalla al viajar con un recién nacido, y te sorprenderá de la diferencia que hace. Seguro que no quieres nadie en el avión se incomode por los llantos de tu pequeño. Por supuesto, no puedes evitar que un recién nacido tenga algunos momentos de llanto. Pero, seguro puedes minimizarlos si tienes todo controlado.

La semana anterior puedes pedir una consulta con el pediatra de cabecera para que pueda revisar la salud del recién nacido y así dejar a un lado los problemas médicos. En los días previos al viaje, sigue el horario de sueño que debe tener según su edad y tendrás un bebé satisfecho que puede manejar algunas interrupciones en la rutina. Una manera de hacerlo sentir seguro es comenzar a usar un fular, que es una herramienta increíble para mantenerlos tranquilos y calmados.

Organiza bien las cosas del bebé

Cuando vas a tener un bebé en brazos y pasar juntos a otros en espacios estrechos y particulares, no querrás tener que meter la mano en el compartimento superior para sacar los pañales y debajo del asiento para sacar las toallitas. Lo mismo pasa con un coche. Te aseguro que no quieres todo en lugares aleatorios. Vas a querer poder agarrar al bebé, tomar la maleta y cambiar un pañal con facilidad.

Cuanto mejor organizada estés, menos estresada te sentirá. Y créeme, empezarás a sudar de estrés porque los cuartos están abarrotados y las personas que no tienen hijos están nerviosas porque el tuyo estará gritando.

Puedes utilizar algunos accesorios que te permitan tener todo a la mano además de ayudarte a transportar al bebe, hay montones de opciones, pero la más usada es la mochila ergonómica bebe con ella no solo puedes hacer porteo cómodo, además puedes tener a mano tus artículos más necesarios.

Olvídate de las rutinas estrictas

Es seguro que cuando tienes un bebe, te comienzan a encantar las rutinas y los horarios. No importan si en el pasado fuiste la aventurera más famosa entre tu grupo de amigos, cuando te conviertes en madre esperas que tu pequeño tenga horarios de sueño, siesta y alimentación bastante controlados. Hasta cierto punto, eso es bueno. Las dificultades vienen cuando es hora de hacer un viaje con tu recién nacido.

Te recomendamos que te olvides por completo de eso, y que te permitas disfrutar del viaje. Quizás logres adaptar un poco los horarios, pero no estés cien por ciento segura de eso. Ya trabajaste arduamente las semanas previas al viaje para que el bebe estuviese preparado para los cambios. Así que, disfruta el paisaje y toma muchas fotografías.